¿QUIEN ES UN DESEQUILIBRADO EMOCIONAL?

Rincón de Víctor

¿QUIEN ES UN DESEQUILIBRADO EMOCIONAL?

La primera vez que escuche la palabra desequilibrado emocional fue en mi grupo, en una reunión de custodios donde estábamos analizando la literatura con la que trabaja el Grupo Reflexión Emocional, y recuerdo muy claro como si fuera ayer, estábamos confirmando los punto de la literatura con los que trabaja el grupo, y si estábamos de acuerdo en las decisiones que ahí se estaban tomando, teníamos que levantar la mano.

Cuando escuche la palabra DESEQUILIBRADO sentí como si me hubieran dado una bofetada, o peor aún una mentada de Madre…., inmediatamente levante la mano para intervenir antes de que nominaran por ese concepto, le  sugerí al padrino Adrián que la palabra desequilibrado, estaba mal pronunciada para el grupo, la palabra DESEQUILIBRADO EMOCIONAL y le corregí diciéndole que era un disturbio emocional.

Pero el padrino con sabiduría excepcional, me dijo a ver padrino trate de…

Ver la entrada original 1.696 palabras más

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

LOS ÁNGELES: MENSAJEROS DE DIOS

1366

I. FUNDAMENTO BÍBLICO Y TEOLÓGICO

La etimología de la palabra “ángel” procede del latín angelus, y este a su vez del griego ágguelos o mal akj en hebreo, que quiere decir “mensajero” o “servidor” de Dios (Hebreos 1,7). El Papa San Pío X decía que “los ángeles son las criaturas más nobles creadas por Dios”; son inmortales, tienen voluntad propia, poseen conocimientos más amplios y su poder es muy superior a los hombres (Salmo 103,20). Su apariencia puede ser como un relámpago, y sus vestiduras blancas como la nieve (Mateo 28,3); además están siempre en la presencia del Padre Eterno (Mateo 18,10), y constituyen su ejército celestial (Salmo 148,2). Sobre su número las Escrituras aclaran que son “millones de millones” (Daniel 7,10; Apocalipsis 5,11). Santo Tomás de Aquino enseñaba que los ángeles fueron creados antes que el hombre, porque un ángel rebelde a Dios, fue el culpable de la caída de nuestros primeros padres. Se admite entonces que el Padre del cielo los creó en un principio, cuando sacó de la nada el universo (Concilio de Letrán, 1215). Hay en estos seres espirituales tres instantes: su creación, la prueba de obediencia a que fueron sometidos por Dios, y el premio en el cielo para los ángeles buenos, y el castigo en el infierno para los ángeles malos.

San Gregorio Magno afirmaba que “casi todas las páginas de la revelación escrita, dan testimonio de los ángeles”. En la Biblia se registran cerca de 400 veces; tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. En la vida del Hijo de Dios, se encuentran desde su nacimiento en el portal de Belén, hasta su triunfante resurrección en Jerusalén, y regreso al cielo. Por eso, Cristo Jesús es superior a todos ellos (Hebreos 1,4), creados por él (Colosenses 1,16); y sometidos bajo su autoridad y poder (1Pedro 3,22).

II. LOS ÁNGELES EN LAS DIFERENTES CULTURAS Y TRADICIONES

La tradición judeocristiana, y la misma historia universal dan testimonio de estos seres celestiales; en todos los países hablan en cierto modo de ellos desde hace más de cuarenta siglos atrás. Su existencia está atestiguada en el Islam, el hinduismo, el budismo, las religiones de la China, Indonesia, los Aztecas, los Incas, y en el Zoroastrismo. Asimismo, en las culturas ancestrales del Oriente como los Cananeos, Asirios; de los Sumerios hay un registro documentado que muestra una imagen de un ángel con aspecto humano y enormes alas que flota sobre la tierra. En el valle del Éufrates se halló una figura de un ángel que tiene 4.500 años, y en Babilonia y Egipto en las puertas de los templos y palacios, habían grandes esfinges de piedra de estos seres del cielo; con rostro humano, y alas, cuerpo y patas de animales como toro o león.

III. DIVERSAS APARIENCIAS

En los viejos escritos en hebreo los ángeles carecían de alas, en el sueño de Jacob el observa una escalera que llegaba hasta el cielo, por la que subían y bajaban los mensajeros celestiales (Génesis 28,12); cuando juzgan necesario adoptan temporalmente figura humana, su hermosura física puede ser tan atractiva como la de aquellos dos ángeles que le advierten a Lot sobre el terrible castigo contra Sodoma y Gomorra. Todos los hombres, desde el más viejo hasta el más joven, rodearon la casa de Lot, y le gritaban: ¿Dónde están los hombres que vinieron a tu casa esta noche? ¡Sácalos, porque queremos acostarnos con ellos! (Génesis19, 4-5). Igualmente, al no tener sexo pueden verse en forma femenina, como la visión del profeta Zacarías (5,9). También San Juan Bosco en su autobiografía narra que desde los años 1854 a 1883, contó con la protección milagrosa de un enorme perro que el llamaba “Gris”. Este lo salvaba de los continuos ataque criminales que era objeto el santo, aparecía y desaparecía súbitamente en diferentes regiones, nunca se le vio comer o beber agua, ni tampoco envejecer. Por eso el sabio Gheon escribe: “la providencia divina puede servirse de un perro, un ángel tiene la posibilidad de hacerse aparecer de cualquier forma”. Más sorprendente aún, son los nuevos informes que se pueden relacionar con los ángeles; pues en el año 1962 el astronauta norteamericano John Glenn, mientras se encontraba en su cápsula en órbita alrededor de la tierra, relató haber visto algo así como un enjambre de luciérnagas luminosas por varios minutos. En 1982, los cosmonautas soviéticos de la estación espacial Salyut-7, presenciaron durante diez minutos a siete enormes seres con forma humana y alas inmensas. Dos semanas después, la tripulación de otra nave rusa, la Soyuzt-7, vivieron la misma experiencia.

IV. MISIONES DE LOS ÁNGELES

Algunos padres de la iglesia como San Papías (discípulo del apóstol San Juan), hacia el año 130 d.C., o San Justino mártir (siglo II) y San Ireneo (135-202), identificaron cuatro misiones angélicas:

– Son los ministros de Dios en el universo, se encargan del movimiento de los astros y los fenómenos de la naturaleza como las estaciones, la lluvia y el viento.
– – Custodian las naciones del mundo (Daniel 10,13.21; 12,1).
– – La protección y ayuda a los seres humanos con los “ángeles de la guarda” (Génesis 48,16; Salmo 34,7; 91, 10-11; Mateo 4,6; 18,10; Hebreos 1,14). Interceden por nosotros ante el trono divino (Job 33,23-24; Zacarías 1,12; Tobías 12,12). Al respecto, San Basilio agregaba: “Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlos a la vida” (Adversus Eunomium, 3, 1: PG 29, 656B). Se encuentran casos como San Juan de Dios, quien fue ayudado por un ángel cuando iba a caer al suelo llevando una pesada carga, o San Pío, el fraile capuchino estigmatizado, que mandaba a su ángel custodio para cumplir misiones especiales.
– El día del juicio final los ángeles del Señor serán los encargados de despertar a los muertos, y separar a los justos de los pecadores (Mateo 13,41; 16,27; 24,31; 25,1ss).

V. LA CORTE ANGÉLICA

Sobre el origen de la corte angélica se remonta al monje sirio Dionisio Areopagita, del siglo VI; basándose en las cartas de San Pablo (Colosenses 1,16; Efesios 1,21). Se describen nueve órdenes de ángeles en tres jerarquías, de mayor a menor tenemos:
– Los serafines, que rodean a Dios y viven en eterna alabanza; los querubines, guardianes de la gloria de Dios, y los tronos, sublimes y muy por encima de toda actitud terrena.

– Las dominaciones, que son los custodios del mundo; las virtudes, portadores de gracia y amor, y las potestades, que gobiernan las estrellas y la naturaleza.

– Los principados, que tienen la capacidad de guiar a otros hacia Dios; los arcángeles, reconocidos individualmente y hechos santos, y los ángeles, que están más cercanos a los hombres.

Esta clasificación fue aceptada por el Papa San Gregorio I, pero no se considera dogma de fe.

VI. LOS TRES ARCÁNGELES

Las Sagradas Escrituras indica que son siete (Gén. 12,15), pero de ellos tan sólo menciona a tres de estos seres celestiales con nombres propios:

SAN GABRIEL (Fuerza de Dios): Se sienta a la izquierda de Dios, Jefe de los querubines, es el ángel de la misericordia, la revelación y la muerte. En el Nuevo Testamento le comunica a Zacarías que sería el padre del precursor del Mesías (Juan Bautista) (Lucas 1,11-20), es el portavoz de la anunciación a María (26-30). Algunos teólogos piensan que fue el ángel que consoló a Jesús en el huerto del Getsemaní (22,43), y el que toca la trompeta en el libro del Apocalipsis. Uno de los frescos más antiguos sobre este arcángel, se conserva en una capilla de la Vía Apia, en Roma; probando así que desde el principio fue venerado en

la Iglesia Católica. San Gabriel es también nombrado por los musulmanes, quienes creen que fue el mensajero celestial que sirvió como transmisor de la palabra de Alá, cuando dictó el libro del Corán a su profeta Mahoma.

SAN MIGUEL (Quién como Dios): Para los hebreos es el ángel protector frente al poderío de Persia y Grecia, antiguo patrono de la sinagoga. En la Iglesia de Oriente, así como entre los teólogos de Occidente, se nombra a San Miguel como virrey del cielo, príncipe de la luz, jefe de todos los ejércitos angelicales, custodio de la Iglesia Católica desde hace más de diez siglos, acompañante de las almas en la eternidad, y el ángel del juicio final (1Tesalonisense 4,16). Es además, el guerrero celestial que peleó con el Diablo encima del cuerpo de Moisés (Judas 9); y en el cielo contra el Dragón y sus ángeles rebeldes (Apocalipsis 12,7). Es pues, el símbolo del eterno triunfo de la luz sobre las tinieblas.

Este arcángel se ha manifestado en varias oportunidades. En Roma se representa en una estatua de bronce desde lo alto del castillo de Saint Angelo, con resplandeciente armadura, en el acto de envainar su espada mientras contempla la Ciudad Eterna, cuando se posó durante una epidemia, en tiempos del pontificado de San Gregorio Magno en el año 590. Se le han construido enormes santuarios como en monte Saint Michel, en la costa francesa, coronado por una antigua abadía benedictina del siglo XI. El oratorio fue erigido en el año 709. El lugar era un pico que emergía sobre el bosque de Scissy; se afirma que inmediatamente después de haber cumplido monseñor Aubert con el mandato del arcángel, se produjo una tremenda marea que le dio al lugar su forma actual. Durante las cruzadas en Tierra Santa, eran frecuentes los relatos, contados incluso por los propios sarracenos sobre grandes ejércitos del cielo en ayuda de los templarios (monjes-guerreros), comandados por el propio San Miguel. Por un espacio de dos años, se apareció a Santa Juana de Arco, en compañía de Santa Catalina de Alejandría y Santa Margarita. El Papa León XIII compuso una oración invocando la protección del santo arcángel, que fue enviada a todos los obispos en 1886. Esta plegaria nació después que el Vicario de Cristo al terminar una misa, tuvo una visión de los espíritus infernales que se juntaban sobre la ciudad eterna de Roma.

SAN RAFAEL (Medicina de Dios): Es el guardián del árbol de la vida en el Edén (Génesis 3,24), y jefe del orden de las virtudes, es además el ángel de la providencia, que cuida a la humanidad y a los peregrinos. En el Antiguo Testamento le sirvió de guía a Tobías, indicándole como devolverle la vista a su padre Tobit en Nínive (Gén. 11, 7-8). Es “uno de los siete ángeles que están al servicio del Señor y que puede entrar ante su presencia gloriosa” (Gén. 12,15).

VII. LOS ÁNGELES EN LA IGLESIA CATÓLICA

La Iglesia Católica celebra en su liturgia el 29 de Septiembre la fiesta de los Santos Arcángeles Gabriel, Miguel y Rafael; y el dos de octubre la de los Santos Ángeles de la Guarda. Hay otro arcángel llamado “Uriel” (Fuego de Dios), es el ángel de la retribución y el arrepentimiento; transmite a los hombres el conocimiento divino e interpreta la profecía. Es nombrado en el libro apócrifo (de procedencia dudosa) de Enoc; su misión fue advertirle a Noé, sobre el castigo del diluvio universal. Algunos escritores piensan que fue el ángel que combatió toda la noche contra Jacob en Penuel, cambiándole su nombre por Israel (fuerza contra Dios) (Génesis 32,24-28). Sin embargo, en el año 745 un concilio provincial convocado por el Papa Zacarías lo excluyó de la jerarquía angelical. Más recientemente, la Congregación para el Culto Divino de la Santa Sede, ha prohibido darles nombres propios a otros ángeles; para no caer en la llamada “angelología”, tan de moda con la “nueva era” o “era de acuario”; que indican como contactarse con estos “seres de luz” por medio de técnicas de espiritismo, juegos de cartas y libros de esoterismo.

VIII. REFLEXIÓN FINAL

Juan Calvino (1509- 1564), uno de los padres de la reforma protestante, hizo una hermosa plegaria sobre los ángeles, que dice: “Como dispensadores de la providencia divina, nos guardan, interceden por nosotros, guían nuestros pasos y nos libran de todo mal”.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

MIS DEFECTOS DE CARÁCTER:

¿Cual es el objetivo de este tema? Examinar mis conductas pasadas de manera que vea como los defectos de carácter me han dominado toda la vida, llevándome a hacer cosas que me han hecho mucho daño a mí y a otras personas. Al examinar como mis defectos de carácter me han dañado, empiezo a estar dispuesto a no actuar en base a ellos. Así, dándome cuenta de mis defectos de carácter, voy dejando de lado el dolor de mi vida, dolor que ya no siento. Se trata de ver que me dolía, para que ahora no se repita, deje de dolerme, y no tenga más angustia ni dolor.

Orgullo, Autocompasión, Intolerancia, Egocentrismo, Codependiente, Avaricia, Envidia, Impaciencia, Lujuria, Gula, Celos, Falta de honradez, Pereza, y Miedo.

Orgullo:

Durante mucho tiempo tuve la autoestima por los suelos por la cantidad de abusos que sufrí en mi niñez y adolescencia. Así que después, cuando entre en la juventud todo lo mio tenia que ser de lo mejor.

El mejor coche, la mejor novia, el mejor trabajo, el mejor amigo. Necesitaba ser mejor que los demás, para compensar toda la marginación que sufrí y poder sentirme bien. Hoy reconozco al típico Chingón que todo lo puede.

Mi orgullo me ha hecho creerme mejor que todos. También me he creído mejor que las personas normales por tener un programa de recuperación. Esto es absurdo por que esas personas pueden vivir sin hacerse daño como yo lo hago ahora. Mi mente enferma tiende a buscar la manera de dañarme. No es cuestión de ser mejor o peor, yo necesito un programa para vivir, esas personas no.

Autocompasión:

La autocompasión me ha hecho dolerme de mi mismo, recrearme en el dolor de mi vida, creer que es todo peor de lo que yo me creo, llevándome en un torbellino de sufrimiento, dolor y miedo. Mezclada con la pereza, logran que no tenga ganas de hacer nada y nada, y me quede tirado en la cama sufriendo, sin querer hacer nada ni siquiera asistir a mi grupo.

Creer que por ser un desequilibrado Emocional, estoy muy limitado y no puedo viajar, ni hacer nada, ni tengo derecho a vivir. (Pobrecito de mí). Pobre pendejo.

ImagenLa autocompasión me destroza la autoestima. Durante años me vi a mi mismo como un mediocre, y luego el rebote enfermo de todo eso me llevó al orgullo extremo.

Yo siempre era la victima, y aparentaba ser peor para que me dejaran tranquilo. Al salir a la calle tomaba mi mascara, dependiendo a donde fuera. Cultivaba una imagen de mi mismo que nunca he sido.

Intolerancia:

La intolerancia me hace sacar de mi vida a personas que yo juzgo y critico, como personas enfermas y cuyas conductas dañinas me afectan. No se convivir con esas personas (soy antisocial). Soy intolerante con estas personas por que no acepto que la vida esta llena de personas enfermas y he de aprender a vivir entre ellas. La no aceptación de esto y mi intolerancia me lleva a querer recuperar a todas las personas, y yo no puedo, igual que no puedo vivir enfrentándome a la enfermedad de los demás.

Egocentrismo:

Nunca me he sentido el centro del universo, soy el mejor del mundo. Me creía el típico chingón. (Testimonio de vida cuando llego al grupo por primera vez, a mí que me van a enseñar estos mediocres.)

Codependiente:

Por codependencia he mantenido mi enfermedad al borde de la locura, haciéndome mucho daño, por que dependía de esas personas. Mi madre en primer lugar, mi esposa en segundo lugar.

Avaricia:

Por avaricia he llegado a no rechazar trabajos hasta sobrecargarme al máximo y secuestrarme mi vida, no teniendo tiempo luego de nada, ni para vivir ni para el programa, ni para el ocio.

Por avaricia (mezclado con fuertes resentimientos) he robado en los trabajos. Creía que o bien no me pagaban lo suficiente, o yo me merecía mas (mezcla con orgullo), y eso me ha llevado a robar.

Envidia:

En mi cabeza la envidia y la autocompasión van muy unidas. La envidia me lleva a la autocompasión cuando empiezo a compararme con otras personas. He sentido envidia de otras personas por el dinero y la capacidad de hacer cosas. He sentido envidia de conocimientos, de trabajos, de relaciones laborales, posiciones de liderazgo, que me recuerdan mi propia incapacidad y límites como persona. La envidia la veo también unida a mi auto estima. He deseado lo que otros tenían y vivían por que mi propio yo no me gustaba. Era más fácil para mí envidiar y hacer daño, que centrarme en mí y mejorar yo.

Impaciencia:

Por impaciencia (mezclado con orgullo) he avasallado a otras personas pensando que yo sabía hacer mejor y más rápido lo que esas personas estaban haciendo.

La impaciencia me lleva a funcionar de una manera compulsiva. Veo algo, lo pienso, y lo quiero aquí, ya, ahora. He aprendido que las cosas llevan su proceso., no puedo pretender ir de cero a 100 por que el acelerón me inestabiliza, o no llego al 100 y me frustro.

Lujuria:

La lujuria es algo que a mí como hombre me causa mucho desequilibrio, y me doy cuenta que la lujuria entra a mi cuerpo y mente, a través de mis cinco sentidos, me gustaban tanto las mujeres que cuando me case, dios me dio licencia de tener cuatro mujeres, ahora para combatir mis defectos de la Lujuria me acuerdo que en casa tengo cuatro mujeres, e inmediatamente controlo mis instintos y trato de ser más amable, más cortes y respetuosos con una dama.

Gula:

Por gula he arrancado comida de las manos de un amigo, he comido comida que era de otras personas, y he robado comida de sitios en los que trabajaba.

Celos:

Los celos me han hecho ponerme violento y amenazar a otras personas, por miedo a perder a mi pareja, los celos me han hecho ver espejismos, y tener celos hacia personas que competían conmigo por la atención de otras terceras personas.

Falta de honradez:

No he sido honrado cuando he robado dinero y objetos. Y en varias ocasiones he robado en el trabajo por que consideraba que estaba justificado por mis resentimientos (que si me trataban mal, que si me debían dinero…)

También he mentido mucho. Ahora sé que solo la sinceridad y honestidad me salvan, pero a veces no me libro de la hipocresía como método de protegerme, pensar una cosa y decir otra, o no decir lo que creo por no hacer daño a una persona.

Pereza:

Por pereza me sentía un miserable cuando en los estudios no hacia los trabajos que encargaba en profesor. Cuando me tocaba y no tenia el trabajo hecho por pereza, me sentía muy mal.

La pereza me ha hecho no concentrarme en mi trabajo, no rendir como debiera, y eso hace que las personas para las que trabajo se enfaden conmigo. Mi pereza logra paralizarme. Tengo tanto trabajo que no se por donde empezar a hacerlo, me agobio y no hago nada.

Miedo:

Por miedo a que otros chicos abusaran de mi no salí a la calle durante mucho tiempo.

He sentido miedo de mi mismo y mis extrañas reacciones y comportamientos. Por miedo me he humillado ante otras personas cuando he sentido una gran amenaza.

Hoy gracias a mi poder superior cuando comienza el día para mi, lo primero que hago es ponerme a dispocicion de Él, que sea mi poder superior el que dirija mi vida, y  en Oración pedir por el día que esta por comenzar para que todo salga de maravilla.

victor. Junio de 2012.

Publicado en Salud y bienestar | 3 comentarios

¿Ya sabes cual es tu Misión?

La meta de la persona: conocer y amar a Dios

¿Tiene la persona una meta en la vida?

Ser persona es estar capacitado del amor divino para amar.
¿Qué es la persona? ¿De dónde viene y hacia dónde va? ¿Tiene la persona una meta en la vida? Pero, ¿qué es ser persona? La persona es una unidad, un compuesto formado de alma y cuerpo, por esto la persona es un ser espiritual. Lo que determina a un ser que es persona (Dios, los ángeles, los hombres) es la permanencia de su vida en sí mismo y por sí mismo, por medio del espíritu que es quien lo sostiene. Por lo tanto, ser persona es ser espiritual.

Todas las personas somos espirituales porque el espíritu es la sustancia, el elemento que nos sostiene en la vida, en el vivir. La persona es un espíritu encarnado en un cuerpo único e irrepetible. Que la persona sea un ser espiritual quiere decir, amigo, que tú puedes elegir y actuar libremente. Imagínate, los animales no pueden hacer esto, por eso los animales no tienen ninguna naturaleza o principio espiritual. El ser de naturaleza espiritual es un bien dado por Dios que sólo corresponde al hombre. Sólo la persona tiene la facultad de conocer a Dios por sí mismo y por lo tanto de amarle. El hombre es una persona corporal hecha para conocer y amar.(1) La meta pues de la persona humana es conocer y amar a Dios.

La persona es el único ser de la creación que sabe que es un ser libre, un ser inteligente, un ser que puede hacer cosas. Esa libertad tiene que ayudarlo a perseguir su propio bien, su realización en el amor. Ser persona es estar capacitado del amor divino para amar, es descubrir que no sólo se es biología e instinto, es descubrir que se está hecho para vivir en comunión con lo divino hasta llegar a la plenitud de la gloria.

Querido lector, realmente sólo la persona ama y puede conocer y amar a Dios. Sin embargo, para que esto suceda se requiere que sea ella misma desde su libertad individual y busque ese bien, esa comunión y ese amor.

Tomás de Aquino, gran pensador católico del siglo XVII, entiende a la persona como “subsistente espiritual”. La persona es lo más noble y digno que existe en la naturaleza. Cuando el niño, el joven, el adulto es iluminado por esta verdad se encuentra a sí mismo con que es verdaderamente superior. Se encuentra que por ser de naturaleza espiritual, noble y digna está llamado a vivir una vida llena de valor y de plenitud, una vida llena de sentido, una vida que le lleve a expresar: ¡he sido creado para el bien! Pero hay todavía más, así como Dios se ha dado a sí mismo creándote a ti y a mí, así tú y yo podemos darnos a Dios y a los otros amando y haciendo el bien.

Por eso es importante saber que ser persona quiere decir que tú y yo somos un ser de amor. El amor es el poder, la naturaleza de Dios. Como cada uno es hecho a su imagen y semejanza no estaremos completos o seremos perfectos hasta dejar que el espíritu del amor gobierne en nuestro corazón y empuje nuestra existencia a vivirse consciente y apasionadamente persona. Persona masculina y persona femenina: dos modos de la persona de ser en el mundo para dar Gloria a Dios.

_____________________________
1] DE TORRE, José M. Compendio de Filosofía. Metafísica del hombre.

Autor: Sheila Morataya-Fleishman
Fuente: Encuentra

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Efectos de la TV en los niños

Efectos de la TV en los niños
Interesante video sobre los efectos de la televisión en los niños

Publicado en Sin categoría | 1 Comentario

PUNTO DE VISTA PROFESIONAL DE LOS DESEQUILIBRIOS EMOCIONALES.

PUNTO DE VISTA PROFESIONAL DE LOS DESEQUILIBRIOS EMOCIONALES.

Inicio esta pequeña charla con una conceptualización de lo que es la Psicología Clínica ya que es la rama de la Ciencia Psicológica que se encarga de la investigación de todos los factores, del SUFRIMIENTO HUMANO, incluyendo la Evaluación, el Diagnóstico Psicológico, el Apoyo a la Recuperación y prevención que afecten a la Salud Mental,  en las condiciones que puedan generar malestar y sufrimiento al individuo.

El punto de vista de un experto, en cuanto al DESEQUILIBRIO EMOCIONAL incluyendo AL ALCOHÓLICO, AL DROGADICTO, AL NEURÓTICO, AL DEPRESIVO Y AL ANGUSTIADO, es un tema muy complejo porque se relaciona con el Sufrimiento Humano, y no se diga de los enfermos Emocionales, ya que ellos son enfermos Inestables. Hablando de los Alcohólicos.

Está la clasificación del que siempre piensa que por haber estado sin alcohol en su organismo por un periodo de tiempo prolongado, puede beber de nuevo sin que esto le represente peligro. Está la clasificación del maníaco-depresivo que es, muy probablemente, el menos comprendido por sus familiares y amistades, y acerca de quien se podría escribir un capítulo completo.
Dentro de la psicología clínica una orientación teórica es la Terapia familiar. A la que se recurre con frecuencia cuando se tiene un problema de alcoholismo, drogadicción, depresión, ansiedad, miedos o angustias, cuando estamos Neuróticos y que ya en nuestro hogar no nos soportan y tenemos serios problemas con todo mundo.

La psicología clínica puede ser confundida con la psiquiatría ya que generalmente tienen metas similares (por ejemplo, el alivio de trastornos mentales), pero la diferencia principal es que los psiquiatras, al ser médicos, están legalmente autorizados para indicar tratamientos y a prescribir medicamentos.

En la práctica los psicólogos y psiquiatras trabajan juntos en equipos multidisciplinarios junto a otros profesionales, como terapistas ocupacionales y trabajadores sociales, para dar un enfoque multimodal a problemas complejos que afectan a los pacientes. (Y lo primero que un psiquiatra recomienda a su paciente es una dotación de fármacos o mejor dicho unas pastillitas para controlar al desequilibrado emocional y tenerlo medio tonto perdón medio controlado.)

Existen muchos psicólogos trabajando en esta área, el área de los Desequilibrados Emocionales, sobre todo en el ámbito público. Como por ejemplo el Sistema para el desarrollo Integral de la Familia DIF-Morelia y el Centro Preventivo Contra las Adicciones, que Desarrollan programas para grupos, para minorías excluidas, para colectivos desfavorecidos, etc.

Enseguida les hablo del alcohol como una de las principales causas de nuestros problemas cotidianos dentro de nuestras familias, y en especial de nuestros jóvenes.

El Alcoholismo es una Enfermedad  Progresiva Incurable y Mortal, de carácter físico, psíquico y social, muy integrado en nuestra sociedad y vida cotidiana, de forma que consumirlo no produce un rechazo social, sino todo lo contrario es bien aceptado en nuestra sociedad, siempre y cuando se consuma dentro de los límites.

El alcoholismo supone saltarse esos límites, comenzar a consumir alcohol en cualquier momento del día, en grandes cantidades y sin reparar en las consecuencias negativas.

En el caso de nuestros adolescentes, muchas veces se niega sufrir de alcoholismo puesto que no se bebe entre semana, sin embargo, sobrepasarse todos los fines de semana y comenzar a depender de ese hábito conlleva también a un tipo de alcoholismo, ya que crea Dependencia y Adicción hacia ese tipo de bebida.

Generalmente, las personas que acaban dependiendo del alcohol, poco a poco empiezan a beber también entre semana, y entre los  amigos comienza a circular la Droga, sin ningún motivo aparente o buscando los motivos donde no los hay.

Entre las causas del consumo de alcohol en nuestros jóvenes, las más comunes son:

– Para formar parte de un grupo de amigos.
– Para divertirse más y sentirse bien.
– Para olvidar los problemas. (Sobre todo cuando nuestras familias son disfuncionales y se tienes muchos problemas, como el alcoholismo de Papá la Neurosis de Mamá la hermana/o   Neurótica o Depresiva)
– Por el gusto al sabor.
– Para desinhibirse  y “quitarse la vergüenza” que les permita hacer cosas que de otra manera no harían.
Muchas veces todo esto nos trae, malas relaciones dentro de la familia, problemas en la escuela que nos llevan a beber para olvidar.

Y porque no comentarlo algunos efectos son:

– La Disminución de los reflejos y la alteración de los sentidos.
– Excitación y pérdida de la vergüenza y del control.
– Afecta al juicio y coordinación de los movimientos, como el habla.
– Afecta a la memoria.
– El excesivo consumo puede conllevar a una intoxicación etílica (coma e incluso la muerte).
¿En qué fijarse para saber si un joven es alcohólico?
– Va borracho a clase, o a realizar sus tareas diarias.
– Cada vez que tiene un problema recurre al alcohol.
– Cada vez que esta alegre o feliz recurre al alcohol para festejar.
– Cada vez necesita beber más para obtener las mismas sensaciones.
– y sobre todo Niega la posibilidad de que tenga un problema.

Ante esta situación de alcoholismo, lo más aconsejable es contar con el apoyo de UN PROFESIONAL, puesto que las causas por las que se llega a ser alcohólico son tan variadas y personales, que no existen recetas compartidas por todos.
¿Y aquí viene lo Bueno, quien es ese Profesional que le brindara la ayuda necesaria? ¿Al que usted tiene que recurrir? El Psiquiatra, el Psicólogo, el Medico? Ninguno de ellos, el que tiene las herramientas necesarias para su ayuda, no solo de alcoholismo, sino de drogadicción, de neurosis, depresión, ansiedad o cualquier DESEQUILIBRIO EMOCIONAL, es precisamente este grupo, Grupo Reflexión emocional.

Y algo Maravilloso el grupo no cobra Honorarios. Como un Psiquiatra, Psicólogo o Doctor.

Ahora déjenme presentarme, mi nombre es Víctor y soy un Desequilibrado Emocional, también un alcohólico, depresivo y neurótico.
Por Obra y gracia de mi poder superior pertenezco a esta Bendita Agrupación, llamada Grupo Reflexión Emocional, que logró,  que yo DEJARA DE TOMAR,  y conserve hasta el día de hoy un Equilibrio Emocional en mis defectos de Carácter. Como la lujuria, la pereza, y mis Resentimientos. Ya que ni todas las Terapias con Psicólogos y Médicos, ni mi propia Profesión de Psicólogo pudieron ayudarme a recuperar mi estabilidad emocional, y a dejar la bebida de una vez por todas.

Mi recuperación y la de mi familia la hemos logrado gracias a permanecer en el grupo, y dándome cuenta que en la agrupación,  la primer herramienta que se aplica es,  Una Experiencia de tipo Espiritual, donde yo tengo que hacer un recuento de  mis daños emocionales,  y reconocer ante dios y otro sujeto y conmigo mismo mi alcoholismo,  dicho de otra manera,  es el cuarto y quinto paso el que yo tengo que trabajar en el Retiro Espiritual.

Y posteriormente al asistir a mis terapias diarias comienzo a darme cuenta que la terapia consiste en la aplicación de 12 pasos y que uno de ellos el que me ayudo a mí en lo personal fue el segundo paso que dice que solamente un poder superior a nosotros mismos puede devolvernos el sano Juicio… y créanme yo me agarre de mi poder superior, porque aquí en la agrupación me dijeron que si yo quería de dejar de sufrir primero fuera Honesto conmigo mismo  y que  hay un Ser que tiene todo el poder, y este Ser es Dios.

Al ser un alcohólico ingobernable, cause mucho malestar físico y emocional  a mi esposa e hijas, por lo tanto ellas también sufrieron las consecuencias de la Neurosis, y la Depresión, llegando mi esposa al extremo de intentar quitarse la vida, es cuando me doy cuenta que un alcohólico daña 500 metros a la redonda con su enfermedad, posteriormente recurrimos todos, mi familia y yo a esta bendita agrupación donde nos encontramos ahora, acá de este lado, donde tenemos otra manera de vivir y ver las cosas.
La derrota espiritual la tuve porque me di cuenta que yo solo no podría resolver mis problemas, fue entonces cuando recurrí a mi poder superior, y en un grito desgarrador le suplique,  y clame para pedir la ayuda de el, y poco a poco me abandone a su misericordia, en ese momento perdí el conocimiento, y cuando volví en sí, me di cuenta que mi poder superior me avía sanado.
Al fin comencé a darme cuenta que el único perjudicado era yo. Que mis resentimientos y mis culpas estaban presentes en todo momento, amargándome la vida. La desconfianza, la Neurosis, los Pleitos con mi familia, los celos, y una dependencia muy fuerte al alcohol, contaminaban constantemente mis días.

Y así poco a poco comenzó a crecer en mí la necesidad de hacerme Responsable de mi historia y dejar de jugar a ser la eterna víctima. Recién ahí, no muy convencido por cierto, me dispuse a reparar los daños, primero con mi esposa pidiendo perdón desde lo más profundo de mi corazón, después a mis hijas, y así sucesivamente a todas las personas que yo dañe en ese alcoholismo y neurosis que yo sufría.

Recuerdo una reflexión que dice:
“Señor, no soy lo que quiero ser.
Seguramente no soy lo que debo ser, pero
Gracias, gracias infinitas. Porque hoy por hoy,
Ya no soy lo que era ayer.”

Esta reflexión es bellísima y nos permite comparar nuestro crecimiento a raíz de que comenzamos a Reparar los daños y sobre todo a pedir PERDÓN.

Ya los compañeros que me antecedieron les han dicho quienes somos, y en qué consiste nuestra recuperación.
Como dicen mis compañeros: Bien compañero, LA MONEDA ESTÁ EN EL AIRE, tú decides de qué lado quieres que caiga, si del lado donde te encuentras ahora o de este lado, acá donde estamos nosotros que hemos encontrado una nueva manera de vivir y queremos que tú seas uno de los nuestros.

P. Víctor
Morelia abril de 2010.

——————————————–
[“]. LEVINSTEIN, Raquel. El Infierno del Resentimiento y la Magia del Perdón. Panorama editorial: México. 1997. p. 37.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mis Oraciones…

QUINCE MINUTOS CON JESÚS SACRAMENTO

No es preciso, Hijo mío, saber mucho para agradarme mucho, basta que ames con fervor. Háblame, pues, aquí sencillamente, como hablarías al más íntimo de tus amigos, como hablarías a tu madre, a tu hermano.

¿Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera? Dime su nombre, bien sea de tus padres o familiares, bien el de tus hermanos y amigos: dime en seguida qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho: no vaciles en pedirme: me gustan los corazones generosos, que llegan a olvidarse en cierto modo de sí mismos, para atender las necesidades ajenas

Háblame así, con sencillez, con llaneza, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que anhelas volver al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver otra vez a tu lado. Dime por todos una palabra de amigo, palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuchar toda súplica que salga del corazón; ¿y no ha de salir del corazón el ruego que me dirijas por aquellos que tu corazón especialmente ama?

¿Y para ti no necesitas alguna gracia?

Hazme si quieres una como lista de tus necesidades, y ven léela en mi presencia. Dime francamente que sientes soberbia, amor a la sensualidad y al regalo; que eres tal vez egoísta, inconstante…; y pídeme luego que venga en ayuda de los esfuerzos, pocos o muchos, que haces para sacudirte semejantes miserias.

No te avergüences. ¡Pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos justos, tantos santos de primer orden, que tuvieron esos mismos defectos! Pero rogaron con humildad…; y poco a poco se vieron libres de ellos. Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales: salud, memoria, éxito feliz en tus trabajos, negocios o estudios; todo eso puedo darte, y lo doy, y deseo que me lo pidas en cuanto no se oponga, antes favorezca y ayude a tu santificación.

Hoy por hoy ¿qué necesitas?

Qué puedo hacer por tu bien? Si supieras los deseos que tengo de favorecerte! ¿Traes ahora mismo entre manos algún proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente. ¿Qué te preocupa? ¿Qué piensas? ¿Qué deseas? ¿Qué quieres que haga por tus padres. Por tus hermanos, por tus hijos, por tus amigos, por tus superiores? ¿Qué deseas hacer por ellos? ¿Y por mí? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien o tus prójimos, a los amigos, a quienes amas mucho y que viven quizá olvidados de mi? Dime que cosa llama hoy particularmente tu atención, qué anhelas más vivamente y con qué medios cuentas paro conseguirlo.

Dime si te sale mal tu empresa, y yo te diré las causas del mal éxito. No quisieras que me interesase algo en tu favor Hijo mío, soy dueño de los corazones, y dulcemente los llevo, sin perjuicio de su libertad, a donde me place. ¿Sientes acaso tristeza o mal humor? Cuéntame, cuéntame, alma desconsolada, tus tristezas con todos tus pormenores. ¿Quién te hirió? ¿Quién lastimó tu amor propio y te ha despreciado? Acércate a mi Corazón, que tiene bálsamo eficaz para curar esas heridas del tuyo.

Dame cuenta de todo, y acabarás en breve por decirme que, a semejanza de mí, todo lo olvidas, y en pago recibirás mi consoladora bendición. ¿Temes por ventura? ¿Sientes en tu alma aquella vaga melancolías que no por ser infundadas dejan de ser desgarradoras? Échate en brazos de mi providencia. Contigo estoy: ahí a tu lado me tienes; todo lo veo, todo lo oigo, ni un momento te desamparo.

¿Sientes desvío de parte de personas que antes te quisieron bien y ahora olvidados se alejan de ti, sin que les hayas dado el menor motivo? Ruega por ellas, y yo las volveré a tu lado, si no han de ser obstáculo a tu santificación. ¿Y no tienes tal vez alegría alguna qué comunicarme? ¿Por qué no me haces partícipe de ellas a fuerza de buen amigo? Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, ha consolado y hecho como sonreír tu corazón. Quizás has tenido agradables sorpresas, quizás has visto disipados negros recelos, quizás has recibido faustas noticias, alguna carta, o muestra de cariño: has vencido alguna dificultad, o salido de un trance apurado. Obra mía es todo eso; y yo te lo he proporcionado: ¿Por qué no has de manifestarme por ello tu gratitud y decirme sencillamente como el hijo a su padre: “Gracias, Padre mío!”? El agradecimiento trae consigo nuevos beneficios, porque al bienhechor le gusta verse correspondido ¿Tampoco tienes promesa alguna qué hacer?

Leo, ya lo sabes, en el fondo de tu corazón, A los hombres se les engaña fácilmente; o Dios no; háblame, pues, con toda sinceridad. ¿Tienes firme resolución de no exponerte ya más a aquella ocasión de pecado? ¿De privarte de aquel objeto que te dañó? ¿De no leer más aquel libro que exaltó tu imaginación? ¿De no tratar más aquella persona que turbó la paz de tu alma? ¿Volverás a ser dulce, amable y condescendiente con aquella otra a quien, por haberte faltado, has mirado hasta hoy como enemiga?

Ahora bien, hijo mío, vuelve a tus ocupaciones habituales, al taller, a la familia, al estudio…, pero no olvides los quince minutos de grata conversación que hemos tenido aquí los dos en la soledad del Santuario. Guarda en cuanto puedas, silencio, modestia, recogimiento. Resignación, caridad con el prójimo. Ama a mi Madre, que lo es también la tuya, la Virgen Santísima, y vuelve otra vez mañana con el corazón más amoroso, más consagrado a mi servicio.

En mi corazón encontrarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, nuevos consuelos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario